LA ESTACIÓN DE TREN QUE SUCUMBIÓ A LA RIADA DE 1957